Páginas

lunes, 26 de agosto de 2013

Hipólito Yrigoyen: "Mensaje al Proyecto de Jornada de Trabajo" (6 de junio de 1921)

Buenos Aires, junio 6 de 1921.
Honorable Congreso:
Tengo el honor de dirigirme a vuestra honorabilidad adjuntando un proyecto de ley sobre código de trabajo. Al hacerlo, el poder ejecutivo se ha inspirado en los mismos principios de política social que informaron los diversos proyectos sobre legislación obrera, y muy especialmente los que se referían e conciliación y arbitraje (mensaje de 19 de mayo de 1919), asociaciones profesionales (23 de mayo de 1919), contrato colectivo de trabajo (19 de marzo de 1919) y trabajo en los territorios nacionales (24 de julio de 1919).
Tiene por tanto este proyecto de código de trabajo como fundamento, las condiciones básicas de la justicia social; incorpora a su articulado las disposiciones aprobadas en las conferencias de Wáshington (año 1919) y Génova (año 1920), en las que los representantes del gobierno argentino sostuvieron las doctrinas más amplias de la época y aspira a realizar, en lo que humanamente es posible por la acción de la ley, la paz en todas las actividades y relaciones del trabajo en general, que al afianzar la armonía en ellas asegura el engrandecimiento moral y material de los pueblos. Para llegar a este propósito se han tenido en cuenta, en la preparación del proyecto de la referencia, junto a los derechos hasta hoy reconocidos al capital, las justas y legítimas aspiraciones ele los que, sin otro patrimonio que el del trabajo diario, lo aportan decididamente a la obra del progreso del país.
Entiende el poder ejecutivo que las bases de derecho común que en este proyecto se establecen importan no sólo su consagración en el presente sino la promesa de un mejoramiento futuro al que necesariamente es menester llegar por medio de consecutivos experimentos.
Es así cómo el poder ejecutivo entiende que al código de trabajo debe seguir el código de la previsión social, que en breve será sometido a la consideración de vuestra honorabilidad.
Si el proyecto adjunto fuese sancionado por vuestra honorabilidad se habría dado un gran paso, eliminando los obstáculos que al trabajo y al capital separan en la tarea fundamental de la producción perturbada-y no pocas veces interrumpida - por hechos que perjudican la potencialidad del país, cada vez mayor. Se habrían asentado, por lo demás, por medio de normas jurídicas justas y permanentes, las reglas dentro de las cuales el poder ejecutivo, carente de lana legislación de fondo, ha tratado de dar una solución al anhelo de propender al bienestar general.
Innecesario parece decir que el poder ejecutivo no tiene la seguridad de haber hecho obra perfecta en su proyecto de código de trabajo.
Cree, sin embargo, que lanzado ese código a la vida práctica, acumulará en torno de sus disposiciones una preciosa experiencia que habrá de permitir, por medio de reformas ulteriores, darle mayores perfeccionamientos.
Dios guarde a vuestra honorabilidad.

Hipólito Yrigoyen (Presidente de la Nación)


Ramón. Gomez (ministro del interior)




























Fuente: Honorable Congreso de la Nación Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario