Páginas

lunes, 1 de abril de 2013

Moisés Lebensohn: "Convención Constituyente de 1949" (24 de enero de 1949)

Reunión 1°: "Reglamento" (24 de enero de 1949)


Sr. Presidente (Teisaire) — Tiene la palabra el señor convencional por Buenos Aires

Sr. Lebensohn — Señor presidente, el reglamento propuesto ha sido concebido para regir la incorporación automática de los diputados nacionales La Cámara de Diputados es un cuerpo permanente, su composici6n humana varia a través de las distintas legislaturas, pero el cuerpo sigue siendo siempre el mismo, como integrante del Congreso investido del Poder Legislativo de la Nación.
La situación es absolutamente distinta. A la inversa del Poder Legislativo, el poder constituyente es de naturaleza extraordinaria, reviste una índole especialísima, aparece y desaparece después de cumplida su función para no volver a actuar sino después de lapsos que a veces se extienden durante más de medio siglo.
En cuerpos de esta naturaleza se plantea una cuestión previa la determinación de su legitimidad Cuando se produce la incorporación de los diputados, se encuentran en debate la habilidad de sus títulos, sus calidades individuales, el proceso electoral de que han surgido, el cuadro institucional en que ese proceso electoral se cumplió, pero nunca la existencia del cuerpo. Tenemos, pues, que determinar si esta asamblea, que pretende ejercer el poder constituyente de la Argentina, tiene los títulos constitucionales, para el ejercicio de esta función insigne (¡Muy bien! ¡Muy bien! Aplausos)
Si en épocas normales, en situaciones que no dan lugar a discusión, este seria el procedimiento lógico, lo es mucho más en la presente situación en que gran parte del país ha objetado de inconstitucional la declaración legislativa que ha promovido la reforma de la Constitución (Aplausos)

—Varios señores convencionales hablan simultáneamente, y suena la campana

Sr. Lebensohn — Tenemos mandato de nuestra agrupación cívica, siempre al servicio de las instituciones históricas de la Argentina, para impugnar de inconstitucional tanto el proceso de formación de la asamblea como el acto eleccionario.
—Suena la campana

Sr. Presidente (Teisaire) — La Presidencia advierte al señor convencional que debe concretarse a la cuestión, es decir, si se adopta el sistema de incorporación automática o si se verifican antes los poderes.

—Varios señores convencionales hablan a la vez, y suena la campana.

Sr. Parodi Grimaux — No hay reglamento.

Sr. Lebensohn — Estoy en la cuestión, señor presidente.

Frente a la proposición formulada por el sector de la mayoría, el grupo de la Unión Cívica Radical propone la adopción del procedimiento clásico en los cuerpos colegiados, exigido tanto más que nunca en estos momentos designación de una comisión de poderes, consideración de las impugnaciones que se formulen y, luego, análisis por el cuerpo» como condici6n previa y fundamental, de los dictámenes de esa comisión de poderes.

¿Cómo podemos nosotros elegir una mesa directiva permanente, prestar juramento, designar las comisiones e iniciar las tareas del cuerpo cuando éste no da respuesta al extraordinario interrogante planteado por la conciencia publica nacional si es hábil o inhábil constitucionalmente para actuar? (Aplausos) No podemos eludir en los vericuetos de un reglamento este debate impostergable reclamado por la conciencia publica.

Sr. Visca — ¡Es una conciencia inconsciente!

Sr. Lebensohn —Si se tratase de un hecho aislado podría atribuirse a error de juicio, pero es un hecho vinculado con la política general que se realiza en todo el territorio de la Nación.

—Varios señores convencionales hablan simultáneamente.

Sr. Lebensohn — Así como se impide la transmisión por radio del pensamiento de la oposición» se clausuran todas las voces libres del pensamiento y la cultura argentinos (Aplausos)

—Varios señores convencionales hablan simultáneamente, y suena la campana.

Sr. Lebensohn — Con ello demuestran su debilidad intrínseca, ponen de relieve su horror al libre examen de los hechos, exteriorizan el temor a la discusión pública de este asunto.

—Varios señores convencionales hablan simultáneamente.

Sr. Lebensohn — El régimen posee la mayor parte de la prensa, se jacta del apoyo del ejército, las universidades depuradas, los sindicatos obreros alineados.

—Varios señores convencionales hablan a la vez.

Sr. Lebensohn — reúne todo lo que representa poder en la vida argentina

Sr. Visca — ¡El cuerpo debe pronunciarse sobre la moción!

Sr. Lebensohn — pero no admite la discusión por radio ni el debate libre de esta cuestión que hace al honor del cuerpo y de cada uno de sus miembros (Aplausos)-

























Fuente: Diario de Sesiones de la Convención Constituyente de 1949

No hay comentarios:

Publicar un comentario