Páginas

martes, 18 de diciembre de 2012

El Argentino: "Entrevista a Leandro Alem y declaraciones sobre el Acuerdo" (9 de junio de 1891)


La prensa sostenedora del acuerdo se ha aprovechado de la actitud serena y moderada de la mayoría del Comité de la Unión Cívica, para presentarla como un síntoma favorable a ese plan político.
Lo que no ha sido en las reuniones de los últimos días más que una condescendencia caballeresca y generosa para complacer a la minoría y evitar que cumpliese su amenaza de desertar del Comité; se ha tornado como una concesión a las ideas y a los propósitos del acuerdo. Estas interpretaciones mal intencionadas y desprovistas por si solas de autoridad para hacer camino entre el pueblo que conoce la firmeza de principios con que procede la mayoría radical de la Unión Cívica, han venido a ser robustecidas con la ayuda que les presta el doctor Bonifacio Lastra en un reportaje publicado por El Nacional de ayer.
El doctor Lastra no tiene empacho en afirmar que todas las resistencias serán vencidas, por la conversión al acuerdismo de los radicales mas conspicuos, y espera que tal conversión se producirá en masa entrando en ella hasta el doctor Alem, a quien acompaña hoy "un numero reducido de miembros del comité”.
Como estas afirmaciones, de que se hace eco la Nación de hoy trascribiendo el reportaje a sus columnas, importan un cargo poco menos que de inconciencia para la mayoría radical, a quien se hace tan fácilmente cambiar de rumbo y hasta un ultraje a la decencia personal de los individuos que han comprometido solemnemente su palabra vinculándose y acercándose recíprocamente para sostener a la Unión Cívica en su integridad o en su pureza primitivas, hemos creído la mejor manera de aclarar las brumas de la situación dirigiéndonos al doctor Alem solicitando respuesta para varias- cuestiones fundamentales.
Ha tenido la deferencia de acceder a nuestro pedido y consignamos a continuación el resultado de la entrevista.

Redactor: ¿Tiene usted conocimiento del reportaje de El Nacional al doctor Bonifacio Lastra?
Dr. Alem: Lo he leído recién esta mañana. Anoche estuve con el doctor Lastra, ignorando todavía la existencia del reportaje.
Me causa profunda extrañeza, y no me explico como el doctor Lastra afirma respecto de mi actitud cosas que le consta positivamente que son inexactas.
Si sabe bien como entiendo yo la cuestión del acuerdo y que creo que por consecuencia principista que no se hacen pactos electorales con los gobiernos, aunque se ofrezca en cambio la presidencia de la República.
Él sabe también la opinión que tengo respecto de la moralidad de un acuerdo político nacido de un abrazo con un ministro y cuya primera consecuencia fue la renovación de las practicas incondicionales por un desfile de gobernadores, ministros y jefes de línea que se apresuraron a ofrecerse en apoyo y prepararle el triunfo.
Esto era pactar con que nos llevo al Parque.
Además, también el doctor Lastra sabe que inmediatamente de tener conocimiento del paso dado por el general Mitre, me apresure a referirle a este ultimo la situación espantosa de las provincias, diciéndole que en mi opinión dificultaba radicalmente el acuerdo, pues no puede suprimirse la lucha donde continua imperando la fuerza.
El general Mitre estuvo de acuerdo conmigo —hasta hoy me manifiesta estarlo— y cuando los delegados de las provincias que habían venido a saludarlo en su llegada fueron en corporación a despedirse, empeño la palabra de ponerse a la obra de mejorar la situación interior de la Republica y les declaro: "que podían decir a los comités de sus provincias que mientras hubiera una garantía suprimida o una libertad conculcada iríamos a la lucha en defensa do los principios, porque los principios deben salvarse siempre".
En mi sentir estamos todavía en, esta situación y hay muchas garantías conculcadas que cierran el paso a acuerdos impracticables.
También el doctor Lastra debe recordar mis categóricas respuestas cuando el y el mismo general Mitre me han hecho instancias para que acepte el acuerdo. Con tales antecedentes vuelvo a repetir: me causa extrañeza que el doctor Lastra haya lanzado esas afirmaciones que yo no hubiera nunca pasado en silencio y que hubiera rectificado en cualquier forma si no se hubiera presentado la oportunidad de hacerlo en la que usted me proporciona.
Mi actitud es bien conocida y si el doctor Lastra cree que cuestión de patriotismo ceder yo creo por mi parte que es cuestión de patriotismo no arrojar a la atmosfera que van a respirar las generaciones nuevas, gérmenes de impureza exhibiéndoles una tras otra claudicaciones y claudicaciones.

Redactor: ¿Que opina usted doctor, de la composición del Comité?
Dr. Alem: La mayoría anti-acuerdista es bien pronunciada y quiero a este respecto hacer una observación que conceptúo digna de tenerse en cuenta.
Esa mayoría no representa solo la opinión individual de los que la forman, sino que es un fiel reflejo del pueblo de las provincias que representan. Tucumán, Salta, Santa Fe, Córdoba, Catamarca, Entre Ríos, Mendoza, La Rioja, Santiago del Estero y San Luis, son genuinamente radicales, y sus delegados en si Comité Nacional tienen la satisfacción muy legitima de ser los interpretes del sentimiento de sus pueblos en la actitud que han asumido.
No hay una provincia, con tendencia acuerdista que tenga delegados radicales, mas bien podría decirse algo de lo contrario. Los que apoyan, pues, su infalibilidad individual, despreciando a un radicalismo a que llaman intemperancia porque les conviene llamarlo así debían fijarse quienes son los representantes mas genuinos y la expresión mas fiel del sentimiento de sus mandantes.

Redactor: El doctor Lastra dice que en el caso improbable de que usted resista al acuerdo, solo será acompañado por unos pocos.
Dr. Alem: Dice mal. Las dos sesiones que han tenido lugar deben haberle probado la minoría en que se encuentran.
La igualdad de representación en la comisión ha sido concedida por los radicales —que no son tales radicales sino cívicos tal como se entendía esta palabra en sus primeros tiempos— y no ganada por ellos, lo mismo que los nombres de la Comisión fueron votados por todos casi por unanimidad.

Redactor: ¿Que opina de la aseveración respecto de la actitud de los doctores del Valle, Demaria, Cullen, Ferreyra Cortes y Estrada?
Dr. Alem: Que es inexacta.
El doctor Lastra tal vez se ilusione por la facilidad como que han sido atendidas sus primeras solicitaciones; pero olvida que no ha estado en cuestión nada fundamental.

Redactor: ¿Que opina usted, doctor Alem, de la insinuación que se apercibe en La Nación de hoy y que corresponde a un rumor que circulo durante la sesión del Comité y que es que la minoría hubiera roto con la Unión Cívica si no se accede a lo que pedía?
Dr. Alem: Eso le viene a demostrar quienes son los intransigentes.
Yo no entiendo bien las consecuencias de tal actitud, pues como usted lo habrá notado, La Nación dice que tal desmembramiento no obstaculizaría el acuerdo. En este caso tendría que realizarse solo con la minoría, lo que importaría por parte de ella y del general Mitre, colocarse fuera del programa de nuestro partido.
Tal ha sido nuestra entrevista con el doctor Alem.




























Fuente: Leandro Alem "Mensaje y Destino" Tomo VII, Editorial Raigal, 1955. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario