Páginas

miércoles, 21 de noviembre de 2012

HCN: "La UCR librara esta lucha sin pactos, acuerdos,ni cesiones" (27 de abril de 1953)

Considerando:

Que en la declaración del 8 de diciembre de 1952, cuyos términos reitera, la Unión Cívica Radical dirigió una apelación solemne al sentimiento de responsabilidad nacional para restablecer la unión de los argentinos sobre la base de la vigencia sincera de la Constitución;
Que el sistema gobernante, lejos de escuchar ese llamamiento patriótico, acentúo su política fratricida de división, persecución y humillación, con el mantenimiento indefinido del estado de guerra interno, la supresión de las libertades esenciales, la degradación de la Escuela, que utiliza como instrumento político alzando el alma del hijo contra su propio padre, el encarcelamiento sin juicio previo de civiles y militares, la desaparición de la justicia, el enclaustramiento del pueblo en la ignorancia de su destino y la ejercitación desembozada de las demás técnicas totalitarias, hasta culminar con los recientes episodios, que traen ,el aliento de otros regimenes nefastos y muestran la extinción de las garantías mínimas de orden civilizado;
Que el régimen no vacila en precipitar al país a la quiebra de sus cimientos morales, institucionales, económicos y sociales en el empeño de consolidar un absolutismo que someta la vida, el espíritu y los derechos de los hombres a la sujeción discrecional del poder, en negación de los ideales y de los fines de la nacionalidad;
Que los planes del oficialismo ponen en riesgo la existencia de la Patria, que no es en la Argentina una mera expresión geográfica sino un contenido histórico y moral consustanciado con el sentimiento de la libertad y los más altos ideales de dignificación del hombre. Ese riesgo obliga a todos y a cada uno do los argentinos a asumir una posición combatiente en defensa de los móviles supremos de nuestra formación nacional y a desplegar los esfuerzos que demanda su lealtad con los sacrificios de las generaciones fundadoras;
Que la lucha por el restablecimiento de la libertad esta librada indisolublemente a la lucha por la eliminación de las causas de fondo que trajeron a este y a los anteriores descricionalismos —la pobreza, la incultura, la inseguridad social, la falta de desarrollo económico y la gravitación de los factores nacionales e internacionales del privilegio— y a la lucha por la creación de las condiciones políticas, sociales, económicas y culturales que organicen, en forma definitiva, una democracia de hondo sentido humano.

Por ello, la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, resuelve:

1- Reafirmar la decisión de persistir en la lucha y de afrontar todas las contingencias en defensa de los principios de libertad y dignidad del hombre que guiaron a la Revolución de la Independencia, jalonan la trayectoria de la Unión Cívica Radical y se encuentran cancelados por el sistema que domina al país;

2- La Unión Cívica Radical librara esta lucha en todos los frentes de la vida nacional, con un sentido afirmativo, sin pactos, acuerdos, ni cesiones de ninguna naturaleza, conforme a su tradición histórica, a fin de asegurar la reconstrucción de la República  la democracia y el federalismo, de resguardar la soberanía política, económica y espiritual de la Nación, y de organizar, en justicia y libertad, un régimen de convivencia humana que afiance las garantías sociales de la libertad y los derechos del pueblo a la cultura, bienestar y a la seguridad económica, de acuerdo con los postulados de su profesión de Fe, sus Bases de Acción Política y su Plataforma Electoral, que ratifica expresamente.

3-  Para el cumplimiento de los deberes eminentes que impone esta hora decisiva:
         
 a) Las autoridades partidarias extenderán la organización de la Unión Cívica Radical a cada sector del país y a cada actividad social, de modo de mantener vinculación directa, constante o inmediata, con to¬das las expresiones de la vida popular; adoptaran las medidas necesarias para romper la incomunicación en que yace nuestro pueblo e informarle cual es nuestra realidad y en que consiste y que quiere el Radicalismo; darán solidaridad a todos los perseguidos por su fidelidad a los ideales de la República y promoverán una acción orgánica, combatiente y sin tregua para fortalecer la determinación de resistir a la opresión en los ordenes políticos, cultural y sindical, así como en los demás aspectos de la existencia argentina.

b) Las representaciones públicas del Radicalismo permanecerán en sus funciones para enjuiciar la índole antiargentina del régimen y sus transgresiones morales e institucionales, de concretar en sus votos e iniciativas las exigencias del desarrollo nacional y del bienestar social y los objetivos de liberación política, económica, cultural y social del Radicalismo.

c)  Los afiliados y los simpatizantes prestaran su servicio al país ocupando su puesto de lucha en la acción organizada del Radicalismo por el esclarecimiento de la conciencia publicas y la reconquista de las libertades abolidas; participaran en el movimiento gremial para sostener su independencia y su funcionamiento libre y democrático; ayudaran a las victimas del oficialismo corno pertenecientes a una misma hermandad y propugnaran con actitud militante los derechos de libre formación y libre expresión del espíritu humano y los sentimientos de concordia y fraternidad como requisitos de la unidad argentina, cultivando —en todo momento— en el campo y en el taller, en la escuela y en el Hogar, con ejemplo, predica y energía, llevados hasta el sacrificio, la vivencia en los ideales de emancipación del hombre.

4- Bajo la advocación de estos propósitos superiores, la Unión Cívica Radical, se dirige a todos los hombres y mujeres convocándolos en la  indeclinable lucha y resistencia patriótica hasta la recuperación del decoro y el honor de los pueblos libres.



























Fuente: El Radicalismo "Ensayo sobre su Historia y Doctrina" de Gabriel del Mazo, Editorial Suquía 1984.

No hay comentarios:

Publicar un comentario