Páginas

jueves, 12 de abril de 2012

UCRP: "Nota Remitida a Ricardo Balbín" (26 de febrero de 1958)

Buenos Aires, 26 de febrero de 1958.

Al doctor Ricardo Balbín:

Distinguido compatriota y correligionario: Su nombre fue bandera en las luchas del civismo, desde los años juveniles. La libertad y la dignidad de los argentinos fue su pasión; en su holocausto vivió hasta el sacrificio.

Detrás de las rejas de Olmos fue un símbolo en la resistencia viril contra el despotismo. Las calles de las ciudades y los pueblos de la República, recibieron el acento de su voz emocionada en el intento propicio del reencuentro para el quehacer fecundo del mañana. Supo poner emoción de hombre bueno en las tribunas levantadas para las madres y los jóvenes en la búsqueda del camino que mitigara el dolor de las heridas de los años oscuros, vividos con fe en la redención cívica del país.

El radicalismo lo quiso llevar al sillón de Rivadavia para que sembrara la paz anhelada. La coalición antiradical venció en las urnas y desde el instante del pronunciamiento usted declaró volver a ser un afiliado más al servicio del viejo e inmarcesible ideal partidario.

Los radicales, que jamás arriamos las banderas, no hablamos de empezar de nuevo, sino de seguir la lucha: ¡Siempre adelante!, porque el país necesita de este radicalismo que prefirió la derrota a una victoria fácil de lograr con la deformación de la conducta. Leales al espíritu de la Revolución, no usamos sus errores para la conquista de resentidos. Como siempre, abrimos los brazos al convencido honesto. Sin dar ni pedir. Reclamamos coincidencia en el patriotismo y fe en la honradez; usted fue, ante esa premisa histórica, un sacrificado. Hoy vuelve a ser un abanderado de la resistencia contra el retorno -insinuado en las calles- de una época que el país creía definitivamente superada.

El radicalismo de la provincia de Buenos Aires mantiene expectante sus cuadros de lucha. El nuevo gobierno constitucional tiene que cumplir un deber democrático y libertario. En la medida que así lo haga, esos cuadros seguirán fieles a los intereses de la República, en el respeto a la ley y sus instituciones; si así no fuere, la rebeldía radical volverá a ser faro de la libertad y usted, doctor Balbín, acumulará en el haber de su contribución para la dignidad argentina, la apariación de su nuevo y patriótico sacrificio. A su lado estaremos los radicales.

No olvidamos a su digna esposa y a sus hijos, que tanto han sufrido a través de toda su vida. Para ellos y para usted, en nombre del radicalismo de Buenos Aires y en el nuestro propio, un fraterno abrazo
.
Presidente: Alfredo M. Ghiglione 
Secretarios: Eduardo Esteves, Octavio Ortíz




















Fuente: "La División del Radicalismo" Ricardo Gallo,1983.

No hay comentarios:

Publicar un comentario