Páginas

lunes, 2 de abril de 2012

Ernesto Sammartino: "Rosas en el conflicto de las Malvinas" (2 de junio de 1948)

Sr. Presidente (Campóra): Tiene la palabra el señor diputado por la Capital, para una aclaración.
Sr. Sanmartino: He hecho la afirmación de que la única excepción en nuestra historia, en esta reclamación inalterable de nuestra soberanía sobre las Malvinas, había sido la de Rosas; y esa afirmación la he basado en documentos auténticos que existen en el Archivo General de la Nación.
Estos documentos son dc puño y letra del ministro de Relaciones Exteriores de Rosas, don Felipe Arana y de nuestro representante en Londres, señor Moreno. A través de la lectura de esas piezas históricas surge la evidencia de que el gobierno de Rosas intento negociar o entregar las Malvinas en pago dc las amortizaciones del empréstito de la casa Baring Brothers.
Para no prolongar este debate no voy a leer párrafos textuales de esas comunicaciones del ministro dc Relacionas Exteriores dc Rosas y dc la respuesta del representante argentino en Londres, señor Moreno; pero voy a pedir la inclusión de estos documentos en el Diario de Sesiones para que resalte en forma incontrovertible la exactitud dc mi afirmación.
Sr. Cooke: ¿Si me permite, el señor diputado?...
El señor diputado comprenderá -y creo haber sido claro- que no niego la existencia de esos documentos. Hasta he dicho que quien lo difundió fue Jorge Lavalle Cobo, en un articulo que creo que el doctor Alfredo Palacios tomo en consideración al hacer uno de sus alegatos en favor de las Malvinas.
Sr. Sammartino: Yo he tornado esas notas del Boletín del Centro Naval, de una publicación dc un marino que se titula: “Rosas, el empréstito ingles de 1824 y las islas Malvinas”.
Sr. Cooke: ¿De que época es?
Sr. Sanmartino. Del año 1944.
Sr. Cooke: El artículo del señor Jorge Lavalle Cobo no recuerdo si fue de 1940 o de 1942. No tengo los datos a mano, pero digo al señor diputado que mi afirmación tendría, no a negar la existencia de esos documentos, sino a negar que haya sido la voluntad de Rosas o de Felipe Arana entregar las Malvinas; y sobre lodo que en ningún momento se negó la soberanía argentina sobre ellas, desde que el primer ofrecimiento que se hizo fue el reconocimiento por parte de Inglaterra de nuestra soberanía, dado que no las podíamos dar en trueque si no las teníamos con anterioridad como propiedad argentina.
Sr. Sammartino: Bastaría leer un solo párrafo de la comunicación del ministro de Relaciones Exteriores para demostrar que su interpretación no es exacta.
Sr. Cooke: No, señor diputado, porque si me lee un párrafo, el señor diputado va a tener toda la razón ante la Cámara, que no conoce los argumentos en contra, que no puedo exponer aquí en estos momentos por no disponer de los elementos a mano. Quiero decir que respecto de estas notas existe un estudio histórico -que el señor diputado podrá no compartir, pero que es serio-, y lo reinito a una serie de artículos de Roberto de Laferrere que tienden a demostrar mi tesis.
Sr. Sammartino: Es una interpretación de Roberto de Laferrere, cuya posición rosista conocemos; pero más valiosa que esa interpretación es la realidad que surge de los propios documentos históricos.
Sr. Cooke: Pero lo que mas me interesa en este momento es la posición de Arana, que se opone al bloqueo anglo-francés, que es quien suscribe el pacto con Sheuthcon y con Lepedour, como así todas las actividades que consagran la soberanía sobre nuestros ríos. Hay toda una actuación. No se puede pretender que Felipe Arana, defensor de nuestra soberanía territorial en forma absoluta, vaya a claudicar en un asunto corno el de las Malvinas, que era perfectamente claro.


























Fuente: Acción Parlamentaria Tomo I de John William Cooke.

No hay comentarios:

Publicar un comentario