Páginas

viernes, 23 de marzo de 2012

Marcelo T. de Alvear: "Intervención a la Pcia de Bs. As." (1936)


Se va a votar nominalmente; pero antes de hacerlo, permítanme los señores delegados decir algunas palabras sobre la materia en discusión. Debo hacer notar que el asunto de que se trata ha sido sometido a consideración de este Comité por la Convención y el Comité de la provincia de Buenos Aires. Estos organismos, en sus comunicaciones respectivas, sugirieron la necesidad y la conveniencia de dirigirse a los poderes federales, solicitando la intervención nacional en Buenos Aires.
No veo en esta actitud ni en los términos del memorial que acompaña el despacho de la Comisión de Asuntos Políticos, ninguna debilidad, ningún renunciamiento y mucho menos ningún acto que implique disminución de nuestro decoro o de nuestra altivez cívica. Cuando he oído esta tarde expresarse en términos que me han sorprendido, de esa actitud del radicalismo de Buenos Aires, no he podido dejar de sentirme afectado e impulsado ineludiblemente a declarar con toda serenidad, pero con la mayor energía, que, sin desmedro del radicalismo de ninguna otra provincia argentina, el de Buenos Aires hace honor y ha hecho siempre honor a nuestro partido.Ha estado siempre en todas las luchas, en todos los azares, en la vanguardia de nuestras posiciones. Ha soportado todos los embates y ha afrontado todas las responsabilidades. Y nadie, absolutamente nadie, tiene derecho a sospecharlo siquiera do debilidad ni de sometimiento.Al día siguiente del colapso sobrevenido con motivo de los sucesos del año 30, fue el radicalismo de Buenos Aires el primero en reaccionar, el primero en ponerse de pie, frente a la dictadura, frente a la violencia imperante. Y apenas pudo hacerlo, se presento a la convocatoria a elecciones y dio al partido esa magnifica, esa esplendida jornada del 5 de abril. Y pocos meses después, anulados los resultados de estos comicios, se aprestaba, a pesar del atropello, a concurrir a los del 8 de noviembre, lo que no hizo, no por su voluntad, no por falta de coraje, de decisión y de espíritu de sacrificio, sino porque la dictadura veto todos sus candidatos.¿Quién puede hablar, entonces, de claudicaciones cuando se menciona al radicalismo de Buenos Aires? Hacerlo es cometer una injusticia y una temeridad. El paso que, a pedido de los hombres de Buenos Aires, aconseja la Comisión, forma parte de un plan consciente y deliberado, tendiente a agotar todas las posibilidades que surgieron del levantamiento de la abstención, decretada por la Convención Nacional en 1935, a fin de demostrar ante la opinión publica nuestros propósitos de pacificación y de reconstrucción nacional. Y es necesario recordar que cuando la Convención Nacional adopto esa resolución, este acto tenía alguna razón de ser, tenia algún sentido trascendente, y no solo el menguado propósito de ir a ocupar las posiciones publicas.Había que luchar, por una parte, por nuestros principios, y por la otra, era necesario y urgente sacar al partido de la inacción en que se encontraba, agitado por justas rebeldías, pero presa, por ello mismo, de los ambiciosos vulgares que trabajaban su espíritu con espejismos de violencia, para sacar beneficios personales de los acontecimientos.Se equivocaron, se equivocan quienes creyeron y creen que era empresa fácil y cómoda concurrir a los comicios; que el camino de las urnas estaría sembrado de flores. Preguntad, señores, a los hombres de Buenos Aires. Ellos saben el esfuerzo, el enorme valor moral que se necesita, que se necesito el 3 de noviembre para llegar hasta los atrios. Ellos saben lo que significa ver a la juventud más sana y vigorosa de la Republica salir llorando de los comicios ante tanta ignominia y romper con sus manos exasperadas su libreta cívica, el instrumento de su dignidad y de su ideal. Yo no se, señores, cuando y cual es el valor más grande: Si cuando se conspira en la sombra para no llegar a nada o cuando se afronta a la luz del sol, sobre la plaza del comicio, la lucha heroica y serena por una grande y noble causa. Hemos ido a los comicios y sabemos lo que ello significa, lo que nos ha costado. Preguntad a los hombres de Córdoba, al doctor Sabattini, y el podrá responderos, como siempre, con altivez y dignidad. Ha conocido en estas horas directamente el valor del sacrificio en esta lucha contra los oficialismos desorbitados. Y también el radicalismo de Córdoba podrá decir el enorme valor civil que se necesita para con­currir a los comicios en las actuales circunstancias. Han cambiado los tiempos. No bastan las declamaciones vacías de sentido para arrastrar las masas a la acción. Debemos confesar públicamente nuestros propósitos. Debemos hablar con claridad al pueblo, al obrero, al intelectual, a todos. Y, sobre todo, debemos comprender la época y el instante y ajustar nuestros procedimientos a sus necesidades, sin incurrir en los errores, que acaso han precipitado los dolorosos acontecimientos de septiembre, en los que, es necesario decirlo, el partido tiene alguna responsabilidad, siquiera sea por no haber sabido defender sus posiciones, esas posiciones publicas que no eran de el, sino del pueblo que se las había entregado. No agraviemos, pues, injustamente, a los hombres de Buenos Aires, cuya altivez, cuya hombría y cuya dignidad conozco, como que durante cincuenta anos he compartido con ellos los azares de una lucha difícil. Y no olvidemos que al pedir a este Comité Nacional que solicite al gobierno la intervención federal, no hacen sino imitar el ejemplo de Yrigoyen, de cuyo radicalismo y de cuya pureza de intenciones no puede dudar nadie, que no vacilo en acudir a los gobiernos del régimen en procura de garantías y libertad electorales; a esos gobiernos del régimen—citemos como ejemplo a Figueroa Alcorta, entrevistado, como después Sáenz Pena, por Hipólito Yrigoyen—, que, cuando menos, eran tan pasibles de censuras como el actual, cuyo origen espurio y fraudulento no esta en duda. Pensemos, pues, en todo eso. Y recordemos que esa sabia actitud de Yrigoyen ha podido dar lugar, concurriendo a los comicios, al gran triunfo de 1916, a la primera presidencia radical, a la presidencia de Alvear y a la segunda presidencia de Yrigoyen. Sepamos esto y no nos paguemos de palabras. Tenemos un deber que cumplir ante la Nación, y lo cumpliremos a todo trance, a costa de cualquier esfuerzo, de no importa que sacrificio.Nada más.














































Fuente:

En el debate realizado en el Comité Nacional, en ocasión de discutirse el memorial que se presentaría al Poder Ejecutivo Nacional, pidiendo la intervención de la pro­vincia de Buenos Aires, algunos delegados se expresaron contrariamente a tales propósitos, haciendo determinadas manifestaciones que provocaron la replica del doctor Alvear, quien se expreso en los anteriores términos;  "Democracia" de Marcelo T. de Alvear,1936. Editorial Gleizer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario