Páginas

martes, 14 de diciembre de 2010

José Nestor Lencinas: "Telegrama a Leopoldo Melo" (1918) Fragmento

Está lejos de interpretar sentimientos y anhelos del alma radical, que usted no es capaz, ni tiene autoridad ni antecedentes para traducir porque siempre vivió al margen del Partido.
Usted empieza a tender sus líneas y entra en sus ‘altas’ previsiones de candidato a la futura Presidencia de la República.

Las pretensiones de Melo han de estrellarse ante las rocas de mis convicciones e integridades, que se han formado al choque incesante de toda clase de privaciones, de sufrimientos, de dolores, de verdaderos martirios que usted no conoce, ni comprende porque fue radical de las horas felices, de las horas del triunfo, radical de la mesa servida y de la gloria barata que sin haber hecho nada,. absolutamente nada por el Partido, goza, sin embargo de las mas dignas prebendas que ha alcanzado el radicalismo en treinta años de lucha cruenta, por el brazo, el cerebro, el corazón y la sangre de los consecuentes.

 Y ya que ha tirado la primera piedra, pretextando herir a quien está resguardado de toda sospecha y de toda duda dentro del Partido, sépalo señor doctor Melo, se lo digo bien alto y bien fuerte, con todas las energías de mis convicciones y de mi justicia:’Usted no será presidente de la nación argentina’ Se lo repito y reafirmo: ‘No lo será.’

 Y así como no hay enemigo chico, el que suscribe, el mas modesto quizás de los radicales…tiene harta voluntad…para inutilizar sus maquiavélicos madrugones.

 Usted que pospone los deberes y responsabilidades de partidario, aún cuando lo sea de nombre, a los compromisos de club, de amistad, haciendo telegramas complacientes para el adversario y en detrimento del Partido, no tiene alma radical, porque usted no le ha tributado ningún sacrificio, ni le ha rendido una hora de dolor, usted no conoce las angustias del pueblo…”

 Hay que andar en integridad, obrando justicia y hablando siempre verdad en el corazón y nunca detraer con mala lengua para hacer el mal de su prójimo. Ya ve, doctor, si será difícil caminar por esa senda, sobre todo a usted a quien la ambición a la presidencia lo aniquila y lo pierda…le digo otra vez: ¡Usted no será presidente de la república!


Salúdalo Atte. José Néstor Lencinas





























Fuente: José Nestor Lencinas: "Telegrama a Leopoldo Melo" (1918)

No hay comentarios:

Publicar un comentario