Páginas

martes, 14 de diciembre de 2010

Ernesto Sammartino: "Cooperación económica, financiera y cultural con Bolivia" (17 de septiembre de 1948)

No podemos sino auspiciar los tratados de aproximación espiritual y económica con los demás países de América. En esa política de entendimiento recíproco fundamos nuestras esperanzas de paz y de fraternidad continentales, pero aspiramos a que esos tratados consideren a todos los pueblos en un mismo plano de igualdad al nuestro.
Nosotros no queremos ventajas en la concertación de esos tratados: no queremos hacer con otros países lo que otros países más de una vez, han hecho con nosotros; por eso hemos analizado con sumo cuidado algunas de las disposiciones del convenio. No queremos lucrar con el hambre ni con las dificultades de naciones hermanas.
No podemos insistir en una política internacional económica equivocada en lo que respecta a la firma de esos tratados, porque la defensa de los intereses económicos y culturales de cualquier país de América es, sin duda alguna, la defensa de nuestros intereses.
Ningún país del continente puede prosperar sobre la desventaja de los otros países, si la paz podrá conservarse si existen en América Estados vencedores frente a Estados vasallados, pueblos fuertes frente a pueblos débiles, o pueblos ricos frente a pueblos pobres.





















Fuente: El Radicalismo, Ensayo sobre su Historia y Doctrina de Gabriel del Mazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario