Páginas

martes, 14 de diciembre de 2010

Ricardo Balbin: "Investigación Patrimonial a Politicos" (31 de Agosto de 1949)

Sr. Presidente (Cámpora). - Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.
Sr. Balbín. - Señor presidente: no creo que la cuestión planteada por el señor diputado por la Capital sea una cuestión de privilegio, ni creo tampoco que siéndolo pudiera resolverse el problema que preocupa en este momento a la Cámara, porque, votando el pase de la cuestión a la Comisión de Asuntos Constitucionales, parecería que el problema fundamental queda sin solución. De cualquier modo nosotros hemos votado por la afirmativa porque da la oportunidad de expresar nuestro pensamiento y de colocar el asunto dentro de sus verdaderos términos.Ha dicho el señor diputado por la Capital que a raíz de la sesión última queda, a través de la información periodística, la sospecha de que algún diputado ocultara su patrimonio con el objeto de que no se determinara el origen del mismo. No ha sido éste el motivo fundamental de las afirmaciones de los diputados del sector de la minoría, y en tal sentido quiero aclarar bien los hechos y establecer su origen para que saquemos las prolijas conclusiones.Ubicándonos en el debate, debe recordarse que el señor diputado por la provincia de Buenos Aires, recogiendo prédicas periodísticas que aluden a la antipatria, a la venta de hombres políticos, a sucios designios o voluntades extranjeras, aceptó la responsabilidad de esas publicaciones y dijo que era imprescindible investigarlas. Me correspondió contestarle y yo acepté con claridad el deseo de que se hiciera esa investigación y definiendo la posición de nuestro sector; yo expresé que se traiciona al país de muy distintas maneras, tanto en la forma determinada por los diarios a que alude el señor diputado por Buenos Aires, como también se traiciona al país, dije más o menos, cuando se lo defrauda o se aprovecha de su economía: que en tal virtud y debiendo ser un hecho trascendente el que iba a resolver la Cámara, debíamos exhibirnos todos de modo amplio y generoso para que se determinaran las dos responsabilidades dentro del concepto de la tradición argentina.Yo me remito a la versión taquigráfica, que aún no ha llegado a mis manos, y que por lo tanto no tiene una sola corrección, para que se advierta que no hice imputación directa a ningún señor diputado y que aludí a toda la Cámara, para que toda la Cámara exhibiera la bondad de sus títulos y la conducta de sus miembros.¿Cuál es la razón de esa determinación de la Unión Civica Radical? Una y simple. El presidente de la República manifiesta con frecuencia los conceptos de antipatria y alude directamente a los hombres de la oposición y a los políticos. Nosotros ejercemos esta función, y dentro del concepto general estamos alcanzados por el calificativo de “políticos”, ya que hacemos militancia política. Además, el señor presidente de la República agrega que, en virtud de esos actos deleznables, se han enriquecido hombres políticos, que habían recibido dinero en pago de su traición: y alude directamente a los políticos que están ejerciendo el mandato en la oposición en este momento argentino.¿Cómo debemos responder y qué tenernos que hacer? Lo más ético y lo más elemental ofrecernos a la investigación. Al no poder presentarnos alcanzados exclusivamente en el término “político” -porque también son políticos los señores diputados del peronismo-, lo lógico era que respondiéramos todos los diputados de la Nación a la consigna que dicta la ética del buen ciudadano. Cuando el señor presidente de la República dice que hay hombres que se enriquecen traicionando al país, todos los diputados de la Nación debemos demostrar cuáles son nuestras condiciones personales y en qué medida nos hemos enriquecido.En ese recinto hay señores diputados que ejercen el comercio, la profesión, y otras actividades lícitas con anterioridad a su elección. .Existen posibilidades de determinar su haber, de establecer cómo ha au¬mentado o disminuido su patrimonio. Es interesante y lógico que cada uno de nosotros podamos dar explicación de nuestro empobrecimiento o enriquecimiento. Siendo totalmente lícita la actividad comercial, profesional o de otro orden, de cada uno de nosotros, estará plenamente justificada la conducta, actividad y desempeño que hemos tenido durante el desempeño del mandato en lo que respecta a la profesión, comercio o industria.Eso es lo que nosotros hemos querido hacer en beneficio del país y no en perjuicio de ningún señor diputado. Lo hemos querido hacer en favor de la institución parlamentaria: Hemos querido dar una satisfacción al país para que sepa cómo actuamos, qué somos, cómo estábamos y cómo estamos. En la medida de nuestras explicaciones y en la medida de la exhibición de nuestras vidas estará determinado quién traicionó y quién no traicionó.He dicho en la Cámara que tenía la seguridad de que aquí no había ningún traidor o que no podía haberlo. Como nuestro concepto es amplio y limpio, nos pusimos en igualdad de condiciones con todos los demás señores diputados para que todos tuviéramos la posibilidad de la probanza.Esta fue la posición limpia y clara del radicalismo al recoger una imputación, olvidándonos de nuestras propias personas por formar parte de la institución parlamentaria. Nos acordamos de la institución de la que formamos parte, olvidándonos que somos hombres de un partido político.Hablamos como diputados argentinos al servicio del esclarecimiento de algo que interesa a lo puramente argentino. Este es nuestro pensamiento y nuestro deseo, y espero que la Cámara lo cumpla no para prestigio de ningún señor diputado sino para realce del parlamento. Al mismo tiempo, lo deseamos para que el Presidente de la Republica tenga la seguridad de que aquí no existe ningún traidor.Esta es la verdad. Nosotros lo hemos reclamado en esta Cámara con anterioridad a ese debate, cuando el presidente de la República hizo esas serias y graves imputaciones a los hombres que hacemos militancia política. Fue un di¬putado de la mayoría quien dijo en una interrupción: “Eso lo haremos nosotros, cuando queramos nosotros”. Cuando el señor diputado por Buenos Aires da la oportunidad, haciéndose solidario con una prédica que pone a cierto sector político del país dentro de la calificación de antipatria, nosotros salimos al encuentro y dimos todas las posibilidades para que se haga la investigación amplia.Nosotros tenemos valor civil para denunciar las cosas irregulares de la República. Nosotros hemos presentado muchos pedidos de informes para establecer irregularidades. Nosotros hemos pedido informes de cosas concretas, de cuya información y estudio podrían surgir denuncias, que investigaría la propia Cámara, y siempre ha surgido este inconveniente “de que se haga la denuncia concreta”, sin comprender que nosotros no estamos en la posibilidad de penetrar en las pequeñas tramitaciones administrativas, que es lo que proporciona la documentación, y la probanza de los hechos. En todos los casos hemos hecho denuncias concretas de la posibilidad de hechos irregulares, y no hemos conseguido que se hagan investigaciones con amplitud.Ahora tenemos una gran oportunidad los propios diputados, y eso es lo que pedimos y reclamamos; que cada uno exhiba ante el país lo que es, tal cual es, para que ejerza con plenitud y tranquilidad su mandato. Podrán estar despreo¬cupados los señores diputados, pues fue el propio presidente de la República quien dice de antipatria, y quien dice de políticos que se han enriquecido, pero son los hombres amigos y solidarios del presidente de la República. Por nuestra parte de alguna manera tenemos que establecer ese esclarecimiento. En tal caso tenemos esta generosidad de que sea el Parlamento mismo quien sienta la bondad de los títulos y de la conducta de sus miembros, que es una buena manera de servir al país.No podemos aceptar que se investigue exclusivamente la conducta de los diputados de la minoría, porque en tal caso sería aceptar la posibilidad de una duda o de una sospecha. No podemos aceptar el reto del Poder Ejecutivo en ese pequeño ambiente, porque sería como otorgarle un poco la razón. El señor presidente ha aludido a todos los hombres que ejercen la política en el país. No puede haber excepciones.Con frecuencia, en sus discursos el señor presidente de la República expresa sus quejas. En su último congreso partidario habló de sus afiliados de distinto modo, los ha clasificado en distintos tipos. Vamos a ver si existe aquí quién ha traicionado según lo dice el presidente de la República: ésta es una gran posibilidad que tienen, incluso, los diputados de la mayoría.Es cierto que pudieron estar tranquilos cuando el presidente aludió a los hombres de la oposición; pero no es menos cierto que el señor presidente de la República en el acto del Luna Park y en otros discursos que pronunció con relación al congreso partidario, ha sembrado dudas sobre la conducta de hombres del peronismo, tanto que los ha clasificado -repito- de distinta manera, y los ha reputado en su conducta de distinta forma.Es decir, que cuando ha hablado de gente que se ha! enriquecido de una u otra manera, está aludiendo de modo indirecto a algunos hombres de su propio partido. Lógico es entonces, que nosotros resolvamos hacer el esclarecimiento, que será para bien de todos, para felicidad personal de cada uno para tranquilidad espiritual en nuestras luchas y para que el pueblo tenga confianza en los hombres que lo representan: para que sepa cuándo le habla un delincuente y cuándo le habla un hombre honrado.Si nos investigamos todos -no es una investigación de tipo delictuoso, sino una honrada expresión de lo que éramos y de lo que somos tres años después-, el Parlamento habrá ganado mucho y el país estará satisfecho de sus representantes.No se puede hablar de una mezquina cuestión de privilegio. Ya dije con claridad en mi discurso de la última sesión que, cuando se trate de estas cosas, hay que estar por encima de lo pequeño para definir en alto los problemas y esclarecerlos con altura. Esta es la gran posibilidad que se brinda a los diputados del oficialismo. Esperamos que la recojan con calor y con lealtad, porque vamos a servir al país y nos serviremos individualmente todos.Esta es la manera de pensar de los hombres de la Unión Civica Radical; esta es la contribución que hace al país la Unión Civica Radical.Esperamos idéntica apreciación de todos, porque, sumados, constituimos la Cámara de Diputados de la Nación. No se puede tergiversar nuestras intenciones: hemos sido claros en el planteamiento.
Sr. Cané. - ¿Me permite una interrupción el señor diputado?
Sr. Balbin. - Sí, señor diputado.
Sr. Cané. - Nos satisface la posición que toma, en nombre de su bloque, el señor diputado por Buenos Aires. Porque si ésa fue, palabra más, palabra menos, la posición que adoptó en su discurso de la otra noche, no fue la misma la de otros diputados de ese sector, que esperamos que ahora se hagan solidarios. Hubo quien con palabra y gesto desafiante pedía una investigación sobre el enriquecimiento de algunos de los diputados de este sector.
Sr. Balbín. - Me satisface la interrupción del señor diputado por Buenos Aires.No soy hombre que entre a justificar circunstancias, pero soy hombre que me ubico dentro de los episodios. En la Cámara se dicen muchas cosas, señor diputado por Buenos Aires; nos decimos muchas cosas. La campana pone a veces silencio a los taquígrafos, pero nosotros alcanzamos a oírnos y superándonos, encontramos la tranquilidad y la serenidad.Así ocurre a todos los señores diputados.El señor diputado por Buenos Aires, lógicamente, debe aludir al señor diputado Candioti, que es claro y prolijo en la Cámara.
Sr. Cané. - ¿Me permite, señor diputado?
Sr. Balbín. - Sí, señor diputado.
Sr. Cané. - Hay que poner las cosas en claro. Estamos ahora en un diálogo cordial, ya serenados los espíritus.Los señores diputados tienen sensibilidad para sentirse lesionados por imputaciones que creen que no deben alcanzarles; y los hombres que tenemos una vida limpia y un pasado cristalino, que ponemos a disposición de cualquier investigación, también nos sentimos alcanzados y doloridos no sólo por el comentario de la prensa, sino también por el ambiente político.Cuando un diputado de ese sector-que me duele sea él, porque se trata de un hombre que merece mi consideración- hace gestos señalando una cartera, como si imputara nuestra actuación política a un afán de lucro y de llegar y como esas cosas trascienden, es necesario que la palabra del presidente del bloque se ponga por encima de todo lo ocurrido la otra noche.Agradezco al señor diputado que haya admitido la interrupción.
Sr. Balbín - Voy a terminar mi exposición, señor presidente.Quiero significar que con estas palabras yo no rectifico a ninguno de mis compañeros de sector, en cuanto a su pensamiento, porque el planteo de esta cuestión, tal cual lo hago, cuenta con el asentimiento de mi sector.Así quiero que la recoja el señor diputado y todos los señores diputados del bloque del oficialismo. Este es nuestro pensamiento, y nuestra intención, y esperamos ser acompañados por el sector de la mayoría, por cuanto haremos un gran favor al país.


























Fuente: Ricardo Balbin: "Investigación Patrimonial a Politicos" (31 de Agosto de 1949)

No hay comentarios:

Publicar un comentario