Páginas

viernes, 10 de octubre de 2014

Aldo Tessio: "El Petróleo Argentino" (1 de agosto de 1958)

El país vive en estos momentos una etapa de optimismo motivada por el mensaje que el Señor Presidente de la Nación, dirigió al Pueblo respecto de las soluciones arbitradas para resolver el problema del petróleo.

Los diarios más importantes, señalan la solución de la colaboración extranjera, y la banca y el comercio destacan este acontecimiento, como la panacea a la afligente situación económica que soporta el país, consecuencia de una política de desacierto y desorden desarrollada por el régimen depuesto.

Empero conviene destacar que un problema de tanta magnitud y trascendencia para los argentinos, debe ser analizado serena y profundamente, sin ánimo de crítica y obstrucción sistemática, como tampoco mediante una aceptación fatalista que complique el porvenir del país.

Mi partido, la UCR del Pueblo, ha sostenido en la Convención Reformadora de la Constitución de 1853, reunida en esta ciudad, la necesidad de declarar entre otros, “a los yacimientos de petróleo y de gas, propiedad imprescriptible a inalienable de la Nación”, agregando que “la explotación, industrialización, distribución y comercialización del petróleo, gas, carbón y elementos nucleares, estarán a cargo exclusivo de la Nación, que convendrá con las provincias respectivas, el otorgamiento de porcentajes equitativos y razonables sobre los productos que ella extrajere, sometiendo cualquier diferencia al laudo de la Suprema Corte de la Nación. En ningún caso la Nación, ni las Provincias, podrán otorgar concesiones privadas a los fines indicados, quedando a salvo los contratos de locación de obras o de servicios"

El Poder Ejecutivo de la Nación participa de estos principios y en ese sentido ha anunciado el envío de un proyecto de ley al Congreso de la Nación, no obstante existir ya el presentado por nuestro bloque de diputados, que declara las fuentes de petróleo y de gas, propiedad imprescriptible e inalienable de la Nación.

En nuestra opinión los contratos de extracción del petróleo, siempre a estar al mensaje del Poder Ejecutivo, comprometen la economía y la soberanía nacional, por los motivos siguientes:

  1. No se aplica, el requisito elemental de la licitación publica, no obstante tratarse de la operación más cuantiosa que realiza el país en toda su historia.
  2. Se encarga a empresas petroleras yanquis la perforación de pozos y estas aceptan este trabajo, siendo que las mismas compañías no lo realizan directamente en su lugar de origen, desde que lo encargan a empresas dedicadas específicamente a estas tareas.
  3. No obstante que esta prevista estas operaciones de perforación y extracción de petróleo, superar mas del triple de la producción actual, no se prevé en el plan general la instalación de nuevas plantas de refinería y destilación y en consecuencia no se sabe quien o quienes y donde se procederá a realizar estas operaciones técnicas. Por cierto no presumimos que se exporte para su destilado el petróleo obtenido y menos que el mismo se destile en plantas de empresas extranjeras instaladas o lo que seria peor, a instalar en el país, por el capital internacional.
  4. De las informaciones suministradas no surge el costo de obras, precios, tasa de beneficio y tasa de interés para los pagos diferidos, como tampoco tiempo cierto de la duración de los contratos.
  5. No se conoce la proporción en que serán efectuados los pagos en divisas, que tipos de ellas y la proporción en moneda nacional.

Entendemos que en momentos en que por el esfuerzo exclusivamente argentino, a través de los técnicos de YPF, se ha terminado prácticamente de hacer el cateo en la mayor parte de nuestro territorio, operación esta que no produce rendimiento por si sola; que en el instante en que el país produce en grandes cantidades cañerías de entubacion, a tal punto que hace poco tiempo YPF, ha adjudicado a una firma argentina trabajos de esta naturaleza por valor de setecientos ochenta y cinco millones de pesos, y hemos comenzado a ser exportadores de este material, lo mismo que cables de arcillas, cemento para pozos petroleros, y que disponemos de trépanos de excelentes resultados fabricado en Córdoba, que usan en las delicadísimas perforaciones de Campo Durand; que es propósito de las compañías extranjeras solo perforar y sacar petróleo en apariencia y por ultimo que en momentos en que los pueblos luchan por terminar con la injerencia extranjera en la explotación del petróleo, causa de lesiones a la soberanía, debemos decir tal como lo expresa con autentica  vocación argentina el Ing. Julio V. Canessa, en su obra “La real situación petrolera” (Abastecimiento de combustible), editado en abril de este año:

“Estados Unidos, nuestra hermana mayor, debe saber que si necesita petróleo y nosotros tenemos en exceso, nada será mas grato que vendérselo, pero sin necesidad de que para ello, tenga que ser producido en nuestro territorio por empresas norteamericanas, especialmente tratándose de un petróleo que no solo hemos encontrado con nuestra pericia, nuestro esfuerzo y dinero, sino que ostensiblemente se ha negado siempre a ayudar al gobierno argentino en esta tarea”


“Debe también tener la seguridad el pueblo de los Estados Unidos, que el petróleo argentino en manos argentinas, no estará en caso de conflicto, nunca, al servicio de otra causa que no sea la de la democracia y de la libertad”


























Fuente: El Petróleo Argentino del Diputado Nacional por la UCRP Dr. Aldo Tessio publicado en el Diario “El Litoral” el 1 de agosto de 1958.

No hay comentarios:

Publicar un comentario