Páginas

lunes, 17 de junio de 2013

Carlos J. Rodriguez: "El Credo Radical" (1943)


1) El sentimiento moral del pueblo argentino, le dio su origen; y es la esencia de su vida; como lo señalo Alem: lo que el pueblo y el partido esperan, es la idea moral del 1 de Setiembre de 1889.
2) La juventud argentina incontaminada de la generación del 89, la fundo, inspirada por ese sentimiento moral, para salvar la honestidad y la libertad de la Patria.
3) Es una asociación política, eminentemente impersonal; o sea, un partido de principios, el primero que se funda en  la Nación.
4) Es una asociación política permanente y perpetua, que acompañara a la Nación en sus destinos: es la unión de de los ciudadanos, congregados con un alto fin de moralidad publica y privada —para asegurar a la Patria, su paz y progresa; por lo que debe ser una escuela de moral— o la religión cívica de la Nación.
5) Tiene por objeto la reparación fundamental, moral y política de la Nación.
6) Su política debe ser eminentemente científica; democráticamente representativa; e inspirada en el sentimiento de argentinidad.,
7) Sus problemas inmediatos son: reorganizar la constitución política de la Patria, sobre su base democrática; y su constitución social, sobre la base de la justicia, para asegurar a todos un mínimo de bienestar siquiera.
8) Su política internacional, se basa en los principios de igualdad, autonomía y fraternidad de las naciones; y de la existencia de una moral internacional.
9) Su acción política, requiere comicios honorables y garantidos. De lo contrario, debe acudirse a la abstención electoral y como recurso extremo del patriotismo, a la revolución para defender la soberanía del pueblo.
10) Es la ley fundamental de su existencia, la intransigencia en los fines y en los medios para realizar sus ideales de bien publico.
11) Los mandatarios de la Unión Cívica Radical, deben colocarse en la línea recta de sus mandatos históricos y tener la entereza para cumplirlos.
12) El credo radical impone una condición selecta de la vida y requiere un carácter inquebrantable en la contienda; irreductible en la adversidad y magnánimo en la victoria; y plena conciencia del deber y gran espíritu de sacrificio. Tenemos el deber de ser hombres de bien y ciudadanos probos. Los afiliados- deben saber que no van a recibir beneficios, ni a conquistar posiciones; sino a prestar servicios por el bien público. Afrontar todos los sacrificios, es el rasgo que mas revela la excelsitud del espíritu radical.

Así queda articulado el credo radical, como surge de la historia y la elaboración doctrinaria, según las constancias autenticas del largo estudio precedente. Era necesario definirlo y precisarlo, para forjar la unidad indestructible y la grandeza invencible del partido, por la propia virtud de la pasión cívica exaltada que es fuerza sociológica que agrupa e inflama a las multitudes. Y lo contrario, la ambigüedad y la confusión en los principios lógicamente originan, las disidencias, las herejías, las claudicaciones y las apostasías; la dispersión de los creyentes y la muerte del ideal.




























Fuente:  Yrigoyen su Revolucion Politica y Social, 1943 de Carlos J. Rodriguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario