Páginas

jueves, 3 de febrero de 2011

La UCR y su Vocación Latinoamericana (2010)

Ante el ingreso de los Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial contra los Imperios Centrales ( Alemania, Austro-Hungría), el Gobierno del Presidente Yrigoyen realizó gestiones ante los gobiernos latinoamericanos destinadas a establecer una sola posición de los países latinoamericanos ante las exigencias de los Estados Unidos de sumarse al esfuerzo bélico.  En este marco, Yrigoyen convocó a una Conferencia de las Naciones Americanas que debía realizarse en Buenos Aires.
El objetivo trascendental del rol de la Argentina en el Continente, bajo el Radicalismo, queda expresado en las siguientes intervenciones:

1.- Mensaje del Presidente Hipólito Yrigoyen al Congreso de la Nación sobre la Invitación a la Conferencia de Potencias Americanas No Beligerantes, 30 de Junio de 1917

" El gobierno ha considerado que los pueblos de América, vinculados por identidad de origen y de ideales, no deben permanecer aislados unos de otros, ante la actual convulsión universal, sino congregarse al efecto de uniformar opiniones y coordinar en lo posible, el pensamiento común en la situación por la que atraviesa el mundo. La idea emitida ha encontrado eco favorable. Las quince naciones que han aceptado hasta ahora, han demostrado que la totalidad, por decirlo así, de los gobiernos americanos, coinciden con ese propósito y en sus alcances futuros, para crear vinculaciones de América para bien de la paz y de los intereses comunes. Éste último resultado satisfacería por sí solo las aspiraciones de este gobierno, para quien la armonía de los Estados americanos constituye un ideal político y un propósito al que prestará su preferente atención".

2.- Contestación al Gobierno de la República de Colombia, noviembre de 1917.

" El eje de la convocatoria es afirmar la emancipación de nuestros gobiernos en cuanto a su política exterior...La armonía será resultado de la independencia de criterio. Que esta parte del mundo pueda sentir que si toma una decisión es por su propia voluntad libre, o que, si no la toma, se divide en opiniones, tiene razones suyas, propias, que le den respetabilidad...Es indispensable salvar la personería propia de nuestras repúblicas, pues, si no se logra, cuando en el próximo congreso de paz ( se refiere a la Conferencia de Versalles) se modulen por medio siglo los destinos del mundo, se dispondrá de nosotros como de los mercados africanos."












Fuente:" El Pensamiento del Radicalismo", prologado por Germán López (h) , Ed. El Ateneo, 2010.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario