Páginas

martes, 1 de febrero de 2011

JCN-JR: "El Futuro" (1982)

Nuestra Juventud Radical -Junta Coordinadora Nacional  no ha podido renovar sus autorida­des desde 1975 debido a las circunstancias imperantes. La exitosa realización de este Congreso de Santa Fe. revela que pueden realizarse muchas más cosas de las que permite la legislación represiva de las actividades políticas.

Quienes suscribimos este documento hemos culminado nuestra militancia juvenil. Pensamos que la nueva conducción que este Congreso de la Juventud Radical -Junta Coordinadora Nacional- ha elegido, sabré cumplir eficazmente sus objetivos. Confiamos que llevaré adelante con fervor, la tarea política en quo estuvimos empeñados. Sabemos que seguirá jerarquizando su función primor­dial de mantener encendida, en la  juventud argentina, la antorcha del parque y la doctrina radical. Sabrá, también, esforzarse para lograr la realización de un Congreso de la Juventud Radical que. De­finitivamente, elija el Comité Nacional de la Juventud previsto en la Carta Orgánica del Partido. Un Radicalismo que se precie debe tener organizada formalmente su juventud, y debe ser concierne que ella es garantía de renovación de 106 cuadros y de supervivencia de los principios.

Al alejarnos de la Juventud y entrar de lleno en la militancia  partidaria. Lo hacemos dispues­tos a ratificar eternamente loe ideales juveniles, conocientes que, al dar este paso, estamos incremen­tando nuestra cuota de responsabilidad en la política argentina. Aspiramos a pertenecer a un partido mayoritario que sea una palpable alternativa de poder en la República. Por ello, no» preparamos con­cienzudamente para gobernar. Este es el desafío y el reto de nuestra generación. Trabajaremos paro vigorizar el Radicalismo en todas las Provincias del país, ya que advertimos que en muchas de ellas, a causa de sucesivos y desgarrantes desmembramientos, ha pasado a ser una fuerza de segundo orden. Haremos todo lo necesario para recuperar el concurso activo de los trabadores en el seno del parti­do. Recordando las palabras de Alem "Nuestra Causa es la Causa de los desposeídos". Asimilaremos las experiencias orgánicas que nos caracterizaron a lo largo de estos años, superando concepciones individualistas y personalistas de la militancia política, a todas luces perniciosas. Ratificaremos un comportamiento partidario que se fundamente en la movilización popular como verdadera protagonista del cambio social. Aspiramos lograr un Radicalismo participativo que no convoque a su "pueblo solamente el día del codició sino que lo convoque todos los días, interpretando sus nece­sidades y orientándolo en la conquista de sus objetivos.

Levantaremos bien altas las banderas éticas que nos llenan de fervor radical La honradez ad­ministrativa y la obsecuente intransigencia en los principios constituyen elementos centrales y trascendentes de nuestro patrimonio político.

La concreción de estos objetivos no es tarea que pueda cargarse, exclusivamente. 9obre los hombros de nuestra generación. Muy por el contrario, contamos con el irrenunciable espíritu de sacrificio de los dirigentes maduros, muchos de ellos con positivas experiencias de Gobierno y plena realización, que se sintetizan en la agigantada figure de Arturo Illia, verdadero ejemplo y fuente de inspiración de todos los argentinos.

Muchas de la ideas expuestas, han sido reivindicadas por Raúl Alfonsín que recientemente nos entregara un testimonio de sus luchas y de su percepción de la realidad en su libro "La Cuestión Argentina", verdadera síntesis de! pensamiento radical para la década que se Inicia.

Con ellos v con todos los dirigentes partidarios compenetrados da la misión irrenunciable del Radicalismo, trabajaremos sin sectarismos, consolidando la unidad partidaria imprescindible para d cumplimiento de los fines propuestos.

 También contamos con el hombre del Comité, verdadero vínculo del Radicalismo con su pueblo. quien palpa en carne propia las necesidades de su medio y jamás se equivoca cuando se trata de condenar a lo« enemigos de la nación. Tenemos confianza en que la reconquista de las libertades públicas convertirá a los locales partidarios en verdaderos foros de discusión de los problemas naciona les y de hallazgo de las soluciones más convenientes. Para todo ello, aspiramos a que el ciudadano común, el hombre de la calle, encuentre las puertas bien abiertas de estas células vitales de la democra¬cia, para que, ellas, sean el ámbito apropiado donde expresarse, donde entregar a la sociedad lo mejor de cada uno a través de esta fuerza política. les y de hallazgo de las soluciones más convenientes. Para todo ello, aspiramos a que el ciudadano común, el hombre de la calle, encuentre las puertas bien abiertas de estas células vitales de la democra¬cia, para que, ellas, sean el ámbito apropiado donde expresarse, donde entregar a la sociedad lo mejor de cada uno a través de esta fuerza política.
Esta es la visión del país y del partido, que en 1981, tiene una generación de Radicales que hoy reafirma su compromiso con la historia, con la doctrina radical y con el futuro argentino. No es otra, que la actualización de la vieja causa de la salvación de la República, es decir la causa del Radicalismo de todos los tiempos. 


Caceres, Luis Alberto Cebey, Carlos Stubrin, Marcelo Cor.tín, Carlos (h) Mascherani, Santiago Singer, Julio Dorato, Ricardo Rasso, Alfonso Pazzio, Osvaldo Echebest, Marcos Taiania, Daniel Quesada, Rodolfo Flíess, Enrique Calzada, Andrés Huarte, Horacio V arela, Ricardo Cabatlari, Juan; Vespasiano, Raúl R¿, Humberto Maffioly, Alfredo Muñoz, Juan Urrere, Luis Marcb, Jorge Parante, Graciela Milano, Raúl Montaibetti, Oscar Ruda, Elias Faifas, Hugo Patrie, Jorge Lemas, Alfredo lllia, Daniel Orbea, Mario Del Grossi, Carlos A. Lapeña, Jorge Barraguirra, Luis Muiño, Oscar Gurrea, Luis Ibarra, Julio Vareta, Martín Lafferriere, Ricardo Nosiglia, Enrique Ghiggi, Rubén Bigatti, Roberto Puig, Lilia Ritvo, Mauricio Agú, Hernán Graf, Jorge Montero, Juan Campero, Ricardo Rabassi, Jorge López, Santiago Zaccardi, Callos Régulos, Jorge Bambil, Víctor 0 tal ora, Mario Pochelú, Guillermo Aleonada, Isidoro Aleonada, Raúl Bnimatti, José Mutto, Beatriz Martín, Carlos Flaberty, Juan Godoy, Juan Carlos Graborio, Camilo Sanmartino, Roberto Terrile, Ricardo Godoy, Juan Cardoso, Marta Arallano, Carlos Pereira, Enrique Aguirre, Pedro Perretta, Estala Constare o, Héctor Careüi, Enrique González, Daniel Slautsky, Jorga Cosentino, Liliana Coria, Carlos Ricardini, Cecilia Storani, Federico Menucci, Luis Reinaldo, Aníbal González, Luis Pilo, Mario Kupchik, Héctor Petad, Virgilio Ves Losada, Juan Safi, Ismael R avena, Horacio Machado, Oscar
Smoljan, Oscar Atvarez, Arturo Lobosco, Dora Bertoncello, Héctor Cabirún, Juan Miguel, Abel Oivanea, Francisco Ahrarax, José Marcfa, Gustavo Sai duna, Bernardo Lbpaz, Alcides Mundani, Luis Borgé, Roberto Rodrigo, Eduardo Massera, Roberto Di Lacia, Luis Mansilla, Alcides Goldemberg, Eduardo Parama, Rodolfo Adama, Hugo G6m«, Oscar Sarquis, Gulaimo Musa, Laura García, Jorge Seinhar, Ernesto Elias, Hipólita Arzagot, Miguel Novan, Podra
Siguen las firmas.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario